La insoportable levedad del ser

Una de las cosas que me empujó a leer novelas filosóficas fue sin duda la necesidad de explorar los límites. Mantenerse en la frontera de lo ético, político y humano. Y es precisamente en estos límites donde se maneja a la perfección Milan Kundera en su obra “La insoportable levedad del ser”. Ambientada en Praga en 1968, indaga descaradamente la naturaleza humana. Con innumerables referencias a Nietsche podría tener banda sonora compuesta por Bethoven.

Sorprende como Kundera, saca hábilmente a los personajes (y al lector) del contexto de la obra para ponerlos fuera de la trama y reflexionar sobre su comportamiento desde un punto de vista externo; convirtiéndose él mismo en lector de sus propios personajes. En cierta manera no deja de recordarme, salvando las distancias, a la novela de Luigi Pirandello: “Seis personajes en busca de autor”.

Podríamos decir que su obra es una lucha a muerte con el Kitsch, como el mismo define:

“En el trasfondo de toda fe, religiosa o política, está el primer capítulo del Génesis, del que se desprende que el mundo fue creado correctamente… A esta fe la llamamos acuerdo categórico del ser… El desacuerdo con la mierda es metafísico. El momento de la defecación es una demostración cotidiana de lo inaceptable de la creación. Una de dos o la mierda es aceptable (¡Y entonces no cerremos la puerta del baño!), o hemos sido creados de forma inaceptable.

De esta forma se desprende que el ideal estético del acuerdo categórico con el ser es un mundo donde la mierda es negada y todos se comportan como si no existiese. Este ideal estético es el Kitsch… Kitsch es la negación absoluta de la mierda; en sentido literal y figurativo. El Kitsch elimina desde su punto de vista todo lo que en la existencia humana pudiera considerarse inaceptable”.

Una cosa se me hace evidente: La insoportable levedad del ser, es una novela valiente que toma como pilar fundamental la aceptación absoluta de la mierda, a veces en el sentido literal y siempre en el sentido figurativo. Todos sus personajes quedan impregnados de un tufo del que muy pocos podríamos desprendernos.

Aqui os dejo el enlace:

http://www.mediafire.com/view/?x91egf6g73p2190

Anuncios

4 pensamientos en “La insoportable levedad del ser

  1. Qué excelente entrada. la definición es tan visceral como categórica.

    He leído también el libro de Pirandello y creo entender hacia adónde apunta la analogía que planteabas. Posiblemente el punto más concreto de afinidad sea el sinsenitdo de una existencia mundana y neatamente “Kitsch”, para usar la terminología de Kundera.

    Gracias por pasar por el blog y estoy retwiteando este artículo…

    Muchos saludos Aquileana 😉

    Me gusta

  2. Como anexo enlazo aquí dos tweets, Umberto Eco: “Apocalípticos e Integrados” / “Cultura de Masas y Estética Kitsch”. y el enlace para descargar el PDF de Luigi Pirandello “Seis personajes en busca de autor” “Sei personaggi in cerca d’autore”:

    Saludos Aquileana 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s